CORTE DE SERVICIO POR IMPAGO EN EMPRESAS DE TELEFONIA

202005.18
0

Todo el mundo puede tener un despiste y no pagar una factura de telefonía. Ya sea por falta de fondos, a propósito o por un problema, es importante saber qué ocurre si no pago la factura de mi compañía telefónica.

Normativa sobre el impago

El impago de una factura mensual de telefonía implica que la empresa pueda cortar el servicio. Esto es un procedimiento rutinario y que es independiente de la tarifa que tengas. Sin embargo, la compañía debe ponerse en contacto con el cliente para dar un aviso previo, ya que se entiende que puede darse el caso de que el usuario se pudiese despistar o no tuviese dinero para pagar en ese momento.

Si no se realiza el pago de la factura pendiente en el tiempo extra que da la compañía, ésta puede cortar de forma definitiva el suministro. En este momento, el cliente solo podrá recibir llamadas o llamar a emergencias. Durante la suspensión del servicio, el usuario tendrá que seguir pagando aquellas cuotas fijas que no se encuentren asociadas al consumo.

En caso de que el impago dure tres meses, la compañía puede dar de baja de forma total el contrato, avisando siempre al cliente. Esto también puede ocurrir si ya se ha dado más de un impago.

En ocasiones, los clientes dejan de pagar las facturas porque quieren irse de la compañía. Este hecho puede deberse a un mal funcionamiento de los servicios o a que se desea un cambio de compañía de telefonía. En el primer caso, si la compañía no actúa de manera debida, el cliente debería pedir una resolución del contrato por incumplir la normativa, ya que es ilegal prometer ciertas condiciones que luego no se cumplen.

Aquí el operador es quien debe indemnizar por los días en los que el servicio no ha sido eficiente, así como los daños y perjuicios que el cliente pudiese haber sufrido por esta consecuencia. Esto debe estar completamente probado y certificado de que así ha ocurrido, por lo que es necesario presentar una denuncia o reclamación.

En el segundo caso, si se debe a un cambio de compañía, la operadora tiene derecho a exigir una penalización por incumplimiento de contrato. Tal importa se fijará de manera proporcional a los días en los que el cliente no ha efectuado el compromiso de permanencia.

¿Qué ocurre con las redes de telefonía móvil?

 El procedimiento de las compañías en este caso es diferente. De forma general,  el primer paso consiste en el cobro de una cuantía equivalente al legal del dinero, esto es, a lo que de normal paga el cliente por la tarifa más un porcentaje del 2 % por los daños ocasionados. Este cobro se puede realizar de manera inmediata a través del número de cuenta bancaria o bien mediante tarjeta.

En caso de que no se pague, de la misma forma que con la telefonía fija, se procederá a cortar la línea. En este momento seguimos teniendo la opción de pagar la factura. Si no se da el pago, se suspenderá el servicio de forma definitiva.

Todas las compañías tienen formas sencillas de proceder al pago de facturas pendientes, por lo que, al depender del tipo de compañía móvil, podremos ponernos en contacto con nuestra compañía para ver cuál de las opciones nos da para proceder a dicho pago.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin